El cuerpo humano es movimiento y si bien nuestros cambios de hábito a lo largo de la historia y evolución humana nos llevaron a una vida más sedentaria -con el consiguiente perjuicio para la salud-, nadie duda a esta altura de los beneficios de la actividad física.

Durante los nueve meses de embarazo suele ser tentador sentarse y disfrutar del relax, pero es importante tener en cuenta que mover el cuerpo ayuda a mantenerse en forma, previene patologías del embarazo y junto con la dieta adecuada, aumentar de peso sin exceso, amen de prepararse en mejor forma para el parto.

Si la mujer que se embaraza venía realizando algún tipo de actividad física, en mayor o menor medida, mejor. Lo ideal es que la mujer se encuentre con el embarazo, de la forma que sea –natural o por tratamiento de fertilización asistida-, llevando adelante una rutina de ejercicios. Durante la gestación en particular ayuda, entre otras cosas, a la mejor circulación de la sangre con mayor llegada al útero aportando sus nutrientes, un elemento muy importante para el embrión en su etapa de implantación y fundamentalmente, en los tres primeros meses del embarazo, ayudando a prevenir o atenuando patologías que pueden presentarse en esta etapa y en el resto del desarrollo.

La actividad física, acompañada de una correcta alimentación, serán dos pilares importantes para el desarrollo del futuro bebé y para la salud de la embarazada.

Una mujer que realiza ejercicios físicos y se embaraza no necesita alterar su rutina de ejercicios, así como aquella que no se ejercita puede comenzar a hacerlo. Es importante resaltar que algunos ejercicios pueden mejorar notoriamente algunas de las molestias que suelen presentarse durante la gestación y brindar fuerza muscular que será de suma utilidad a la hora del trabajo de parto.

  • Debe evaluarse especialmente qué es lo que se puede hacer y qué no en casos de:
  • Pérdidas
  • Alteraciones a nivel del cuello uterino
  • Antecedente de parto prematuro o factores de riesgo de parto prematuro
  • Embarazo de alto riesgo
  • Afección pulmonar o cardíaca
  • Beneficios para una mujer embarazada que practica ejercicios físicos o algún deporte:
  • Aumenta la energía
  • Mejora el estado de ánimo
  • Mejora el sueño
  • Alivia el estreñimiento
  • Previene o mejora los calambres en las piernas
  • Ayuda a relajarse
  • Mejora la resistencia muscular
  • Mejora la postura
  • Ayuda a disminuir el riesgo de padecer  diabetes gestacional
  • Ayuda a disminuir el riesgo de padecer preeclampsia
  • Ayuda a preparar el cuerpo para el trabajo de parto

Deportes y ejercicios físicos sí, pero ¿cuáles?

El ejercicio físico o deporte durante el embarazo debe ser adaptado a las circunstancias de cada madre. Si venía realizando alguna actividad física es más fácil el asesoramiento, y si no lo solía hacer es importante estimular a la mujer para que lo haga, haciéndole conocer los beneficios que los mismos conllevan. Hay ejercicios  recomendados especialmente para las embarazadas y es importante realizarlos en forma regular, adaptándolos a cada momento de la gestación.

Durante el primer trimestre hay menos peso corporal, pero es la época en la cual el riesgo de aborto es mayor, por lo que si bien la actividad física es recomendable, deben evitarse los excesos, más aún si hubo pérdidas previas. En el segundo trimestre el riesgo disminuye pero el abdomen empieza a hacerse sentir. En el último trimestre, los impedimentos físicos son mayores pero es cuando más se notarán los beneficios si venía realizando actividad física desde el inicio del embarazo, debiendo regular la actividad a las limitaciones que se generan en esta última etapa.

  • Ejercicios recomendables:
  • Caminar
  • Nadar
  • Bicicleta, preferentemente la fija en un gimnasio, para evitar el riesgo de caídas o choque
  • Trotar, fundamentalmente si lo hacía antes del embarazo
  • Ejercicios aeróbicos, muchos de ellos diseñados especialmente para embarazadas
  • Baile
  • Pilates
  • Yoga
  • Golf
  • Ejercicios con pesas, con más repeticiones que con mucho peso
  • Ejercicios no recomendables:
  • Deportes con raquetas
  • Esquí
  • Patinaje
  • Equitación
  • Surf
  • Deportes donde pueda haber impacto físico o caídas

Deportes y ejercicios físicos sí, pero ¿cuánto?

Durante el embarazo, lo ideal es llevar adelante una actividad física regularmente, de ser posible en forma diaria, simplemente con caminar 20 a 30 minutos todos los días la mujer ya está haciendo algo significativo. Las actividades ideales son las que ejercitan al corazón, las que mantienen el cuerpo flexible, las que controlan el aumento de peso, las que preparan la musculatura para las distintas etapas del embarazo, para el parto y el postparto.

¿Qué pasa en la etapa de la búsqueda del embarazo?

Realizar actividad física forma parte de lo que llamamos una vida saludable. Es por eso que se recomienda a toda mujer que encara la búsqueda de un embarazo comenzar, si no lo venía haciendo, algún deporte o actividad física, y continuar haciéndolo durante el mismo, adaptándolo a cada período.